"Sólo se volverá clara tu visión cuando puedas mirar en tu propio corazón, porque quien mira hacia afuera sueña y quien mira hacia adentro, despierta" C. G. Jung
Vivir en plenitud es posible cuando elegimos transitar "caminos con corazón".


Semillas para la Vida - Embajada de Paz - Distinción otorgada por Mil MIlenios de Paz y Fundación Paz, Ecología y Arte

lunes, 13 de enero de 2020

Algunas experiencias de vida quedan grabadas en el corazón
CARTA ABIERTA A MIS ALUMNAS DE 5 AÑO “A”- Promoción 1999

Queridas alumnas:
 Es imposible para mí, esperar un poco más para hablarles. Siento que es ahora, el momento de hacerlo y no existen motivos para detener este impulso.

 Falta apenas un puñado de días para que llegue el ansiado momento de recibir sus diplomas de egresadas ’99. Y tan sólo eso, para que inicien un nuevo ciclo de vida.
 Las miro…las escucho… siento…y viene hacia mí la memoria de mis días de egresada, cuando ¡al fin llegaba a la meta de “maestra normal” !!!
 Y les cuento, que hay cosas que ni el tiempo ni las generaciones alteran o modifican. Podrán cambiar los códigos comunes, el lenguaje compartido por los jóvenes… pero los sentimientos profundos, aquéllos que nos dan fuerzas para enfrentar lo nuevo… ésos, perdurarán más allá de los tiempos.
 Muchas veces, mientras transitábamos juntas una parte del camino, me he preguntado cuál sería mi verdadera función con ustedes…
 De algún modo, presentía que había algo más que pararme frente al curso y hablar de historia, o sociología… Sí!, porque sé que todos nos “cruzamos” en la vida, con algún propósito, que por alguna razón más allá de nosotras mismas, no podemos eludir.
 Es la primera vez, que en mis 7 años de docencia en esta escuela, me toca acompañar a los alumnos hasta la “puerta de salida”. Como si estuviera allí, frente a un portal ancho abierto de par en par, y viéndolos, uno a uno, salir en busca de nuevos caminos.
 ¡Tantas veces di la bienvenida a los primeros años! Y ahora, junto a ustedes, viéndolas partir…
 De algún modo siento que yo también cierro un ciclo y les digo ¡hasta nuestro próximo encuentro! Ustedes, las alumnas; yo, “la profe” –así se supone que sea! Pero, a lo largo de estos años, compartimos senderos donde ustedes como yo, aprendimos a encontrarnos con nosotras mismas. También yo fui alumna y ustedes me “enseñaron”. Porque la docencia, es un ir y venir de experiencias mutuas, en las que vamos alternando nuestros roles, más allá de “lo que se dice habitualmente”.
 Cada vez que me veía a mí misma “perder los estribos”, me preguntaba íntimamente, qué era lo que tenía que aprender de esa circunstancia (porque todo ocurre por alguna razón…”nada es azar”).
 Sé que Dios pone a nuestro alcance todos los recursos necesarios para superarnos y “crecer”. Por eso, procuré mantenerme “atenta” en el devenir de las clases, para comprender “mis lecciones”.

Queridas chicas:
¡Gracias! por haberme mostrado el sentido de mi camino.
¡Gracias! porque a través de sus actitudes, acciones y palabras, me permitieron “ver” lo que necesitaba “ver” para “aprender”.
¡Gracias! por permitirme compartir con ustedes parte del Camino.
 Cuando mis fuerzas flaquearon alguna vez, las traía a mi tiempo y espacio de reflexión; de ese modo, rescataba el sentido de mi labor y la energía necesaria para continuar, volvía a mí…
 Estoy segura que más de una vez se habrán dicho: “esto no tiene sentido” o “esto no sirve para nada” o “¿qué tiene que ver con mi vida esto que dice?”…
 Pero puedo decirles también, que cuando recorran los senderos que elijan seguir, verán, que en algunos recodos buscarán “respuestas”… y ahí, por esas cosas que tiene la Vida, sacarán del arcón de los recuerdos aquellas palabras, imágenes, situaciones, que alguna vez creyeron estériles, inútiles y sin sentido… Y como “por arte de magia”, comprenderán –entonces- que todo lo que vamos recibiendo a los largo de nuestro viaje por la Vida, absolutamente todo, tiene un SENTIDO, una RAZÓN DE SER.

Queridas alumnas y compañeras de esta parte del camino:
 Tienen en sus manos algo precioso y sagrado; algo que deben Amar y Cuidar; algo de lo que son únicas responsables: sus propias Vidas.
 Sean fieles intérpretes de la voz Divina a lo largo del camino que elijan seguir. Déjense guiar por ÉL y que absolutamente nada ni nadie se interponga entre ÉL y ustedes. Es así que podrán orientar sus propios pasos para cumplir sus propios destinos.
 La Vida irá poniendo ante ustedes, todo tipo de experiencias agradables unas y desagradables, otras… No se dejen vencer por las dificultades y sepan encontrar  la “oportunidad de aprender” en cada circunstancia, aún en aquéllas que más les molesten o duelan.
 Recuerden que la Vida es LA ESCUELA; la más importante a la que asistimos desde que nacemos hasta que “partimos”. Es aquélla que nos exige “asistencia perfecta” y en la que, más de una vez, nos tocará dar “recuperatorios” para poder continuar.
 Recuerden también, que el Amor hace todo más fácil…
Amen, sin esperar devolución, sin diferencias ni discriminaciones…
Amen todo lo que hagan y lo que son, más allá de lo agradable o desagradable…
El Amor ES…más allá de las personas…
El Amor inunda toda la Creación y ha de ser el fiel compañero de nuestras acciones; de las palabras que elijamos decirnos y decir a otros… el que nos ayude a rescatar –aún de las experiencias ingratas- esa chispa de luz y de sabiduría, que necesitamos para seguir, para Crecer y para Comprender…
El Amor es también la VERDAD; sean sinceras con ustedes mismas y con los demás.

Cuando comencé a escribirles, creí que sería una carta para acompañarlas en la “salida del 5° año”… y resultó ser algo así como “confidencias del alma” y “consejos de Vieja Vizcacha”!!! (según dice el Martín Fierro)

Por eso, puedo contarles por ejemplo:
Que  amo “enseñar-aprender”
Que por eso elegí “dar clases”  poniéndome “frente y junto a los alumnos”
Que cuando las cosas no salen como quiero o como me gustan, antes de “renunciar”, busco COMPRENDER
Que -a veces- me resultó difícil dar alguna clase, porque me faltaba inspiración, o no permitía que apareciera
Que  las motivaciones de todo lo que hacemos están “adentro” de cada uno de nosotros (y no afuera)
Que cuando estuve atenta para escuchar “la voz de mi alma”, pude darles lo mejor de mí, en el momento justo y del modo correcto.
Una vez más, ¡GRACIAS! queridas chicas por permitirme expresarme en libertad; porque más allá de nuestras coincidencias o diferencias; de nuestros encuentros o desencuentros, siempre sentí la posibilidad de ser también, aquella persona capaz de brindar cosas que podrían serles útiles algún día… quizás…

Cuídense mucho; sean prudentes, sigan sus sueños y transiten caminos “con corazón”…sean felices!
Las llevo en mi corazón.
Hasta siempre! 
Qué la Luz Divina SEA en ustedes!
 Bs.As. 29-9-1999   Mónica (la “profe” de historia y sociología)

lunes, 29 de abril de 2019

Reflexión y Conciencia

Estamos viviendo tiempos de transformación, tiempos que nos están llevando a sintonizar fuentes de inspiración anidadas en las esferas más altas de nuestra conciencia.
Somos protagonistas de los cambios que se suceden en nuestra vida personal y también en la vida de nuestras comunidades y por eso, responsables de cada una de nuestras acciones.
Dentro de este contexto y como Embajadora de Paz y miembro del Consejo de Paz de la República Argentina,  nos invito a sumarnos a esta campaña de reflexión, conciencia y acción, difundiendo estas cartas abiertas a los ciudadanos y a los políticos en campaña pre-electoral.